Skip to main content
ES
Entidad

¡Mollina escudará al equipo en la ida de la final!

El último partido de la temporada en La Rosaleda tiene a Mollina como protagonista. El artista José Luis Puche nos otorga una increíble representación de la vendimia del municipio costasoleño.

El Málaga CF disputará la final del playoff de ascenso contra el Club Gimnàstic de Tarragona. La ida se jugará el próximo sábado 15 de junio en La Rosaleda a las 20:30 horas. Para este crucial partido, Mollina será el municipio protagonista que aparecerá en el diseño del partido y en el brazalete del capitán blanquiazul.

Ubicado en el seno de la pintoresca comarca de Antequera, el municipio se despliega sobre un terreno mayormente llano, únicamente interrumpido por la impresionante presencia de la Sierra de Mollina. Este rincón de ensueño está adornado con campos de cereales, olivares y viñedos que otorgan al paisaje un encanto incomparable, lleno de colores y aromas cautivadores.

Con una historia que se remonta al neolítico, los primeros pobladores encontraron su hogar en las cuevas cercanas a la Sierra de la Camorra. Durante la época romana, este lugar destacó con monumentos como el Mausoleo en el Cortijo de la Capuchina y el imponente Castillo del Capiruzón. En el siglo XVI, Mollina floreció como un próspero centro olivarero, mientras que en el XIX logró independizarse de Antequera y se convirtió en un crisol de movimientos obreros. En la segunda mitad del siglo XX, enfrentó una época de emigración, pero también de renacimiento económico, destacando en la producción vinícola.

En la localidad, el encanto se despliega en cada rincón. Las bodegas de la SCA Agrícola Virgen de la Oliva sorprenden con vinos de una calidad excepcional. A poca distancia el Convento de las Ascensión, con su fachada majestuosa y un antiguo reloj de sol, sumerge en la nostalgia de tiempos pasados. La Iglesia de Nuestra Señora de la Oliva fue construida en 1687 con una arquitectura basilical, y, más allá del núcleo urbano, el Parque de Santillán es un remanso de naturaleza y serenidad. Finalmente, en sus alrededores, los Yacimientos Romanos como el Mausoleo de la Capuchina invitan a descubrir los secretos enterrados de los antiguos orígenes de la región.

A tan solo 6 kilómetros del corazón urbano, la Sierra de la Camorra se alza como un refugio natural. Este macizo de 8 kilómetros cuadrados, con sus suaves colinas y exuberante vegetación, es un oasis de belleza. Desde sus alturas, que alcanzan los 780 metros, se contempla una estampa de ensueño, compuesta por bosques depinos y recónditas cuevas como La Araña, Sima del Gato o Los Órganos. En ella, los más aventureros podrán disfrutar de las rutas Roja, Verde y Azul.

En el encanto culinario de Mollina, la tradición se saborea en cada bocado. Durante todo el año las mesas se llenan del tentador aroma de las chacinas y dulces típicos como los pestiños o los borrachuelos. En invierno, las migas y porrillas calientes reconfortan del frío, mientras que en verano el gazpacho y la porra refrescan los días soleados. Y no se puede hablar de su gastronomía sin mencionar las gachas de mosto, que celebran la época de la vendimia con cada cucharada. Todo esto acompañado por los excelentes vinos de la tierra que completan una experiencia gastronómica.

Sus festividades son como un cálido abrazo que acoge a todos en la comunidad. El 1 de febrero, en honor a la Virgen de la Candelaria, se encienden fogatas y se comparten choricillos y vinos locales alrededor de la hoguera. En septiembre, la Feria de la Vendimia llena la Plaza de Atenas con su esplendor, celebrando los vinos de la tierra en un ambiente festivo y cultural.

Para el diseño del brazalete que portará nuestro capitán, así como para el cartel del partido contra el Club Gimnàstic de Tarragona, José Luis Puche compone su obra basándose en el municipio costasoleño y en contexto actual del Málaga CF.

Con su característica destreza, el artista ha plasmado la esencia de la vendimia de Mollina. En el lienzo, un gladiador romano, brindando con una copa de vino de la tierra, viste una túnica blanquiazul sujeta por un medallón en el que queda grabado el rostro de la Virgen de la Victoria. Este guerrero simboliza a los jugadores del Málaga, que se encuentran luchando por alcanzar el ascenso, mientras que la virgen les brinda esperanza y suerte para triunfar en este importante partido.

¡Málaga CF es provincia!