MCF / NOTICIAS

VIENTO Y MAREA (II): CONFIANZA

Mía es una joven malaguista que, pese a la inseguridad de sus primeros pasos, insiste en avanzar sin miedo. Todo un ejemplo de Viento y Marea.

Volver

14/08/2020 12:27

Juan y Ana son una pareja muy blanquiazul. Desde 2011 han trabajado en las tiendas del Málaga Club de Fútbol. Son de un pueblo pequeño y llevaban 12 años viviendo en la capital de la Costa del Sol y, según palabras de Juan, “trabajando en el mejor lugar de trabajo posible, el Estadio La Rosaleda”.

Ambos comparten muchas cosas, pero la más importante hasta hace un año era su amor por el Club. En agosto de 2019 llego su hija, Mía, para dividir o multiplicar ese amor y completar mucho más a esta familia. Estos días, la pequeña ha empezado a andar. “Es muy cabezona, se cae mil veces, pero no se rinde”, nos explica Juan. Su orgullosa mamá, Ana, nos habla del instinto que tenemos las personas desde que nacemos. “Es como si supiera que puede hacerlo, no tiene miedo a nada”.

Juan confiesa que pasan miedo porque “ves el golpe que se puede dar antes de que se lo dé”. Nos cuenta que es “como cuando ves jugar a tu club y la pelota no acaba de entrar, le cuesta soltarse de tu mano y dar esos primeros pasos”.

Como Mía, el Málaga Club de Fútbol, a pesar de la inestabilidad, de los vaivenes, y del miedo que se siente ante la posibilidad de una fuerte caída, se levanta una y otra vez gracias a la confianza de su afición.

Porque con ingredientes como la ilusión, las ganas y esa confianza, los vientos soplan a favor y el mar en calma nos ayuda a dar el primer paso de una gran carrera. Contra viento y marea nos ponemos en pie otra vez. Como Mía. Porque ella es Viento y Marea.

Se habla de: La Rosaleda

MCF / OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS