MCF / NOTICIAS

'Ironman' Valcarce

Un ejemplar futbolista de club Vicente Valcarce, aun naciendo en las Islas Canarias, se formó en la capital de España como jugador y persona en la cantera del club más laureado de la historia del fútbol, el Real Madrid. Criado en 'La Fábrica', llegó a jugar en el filial merengue (antes militó en el Moscardó, al igual que otro 'clásico' malaguista, Movilla), para recalar en la temporada 98/99 en el Málaga C. F. Aquel gran Málaga que de la mano del mítico Joaquín Peiró logró un impecable ascenso a Primera División con los Bravo, Roteta, Movilla, Sandro, Rufete, Agostinho, Edgar, Guede, Catanha y compañía. Precisamente uno de ellos, Míkel Roteta, ocupó habitualmente el lateral zurdo hasta que progresivamente el '12', el número de siempre de Valcarce, halló acomodo en 'su' carril: el izquierdo. Ya en Primera División, Valcarce se convirtió en un fijo en el once titular y tanto de lateral como de 'carrilero' hizo de la regularidad su identidad como futbolista: rápido al cruce, técnicamente dotado y potente para sorprender al rival desdoblando al volante, buen marcador e incluso con llegada arriba, como acredita aquel gol inolvidable en el 'Malagazo' del Camp Nou (1-2) de la 99/00. Su nivel, como el del Málaga de Peiró, iba 'in crescendo' e incluso se llegó a hablar de una posible llamada de 'La Roja', que finalmente no se produjo. Entre otras cosas por una gravísima lesión sufrida de la que tardó en recuperarse, pero que superó con algunas de las muchas virtudes que reúne: constancia, sacrificio y superación. Amor propio, en definitiva. 'Vicen' siempre ha sido un jugador de club. Profesional íntegro y pilar en el vestuario. Carismático y querido por todos: compañeros, cuerpo técnico, empleados de la entidad y la afición, por supuesto. Cuando jugó, lo dio todo por su camiseta. La del Málaga. Siempre. Cuando no, jamás un mal gesto sino todo lo contrario, respeto por el compañero y a entrenar más fuerte si cabe. Diez años como futbolista en Málaga y en el Málaga. Casi 250 partidos jugados (245 en total), dos ascensos a Primera y siete años en la máxima categoría. Una Copa Intertoto y la participación histórica en la Copa UEFA, donde sólo el Boavista y los penaltis apartaron al Málaga de alcanzar las semifinales del torneo. También vivió un descenso, el fatídico de la 2005/06. Y el año siguiente tortuoso en el que la sombra de la Segunda B asomó por Martiricos. Su buen amigo y compañero tantos años en la cantera madridista y en el Málaga, Fernando Sanz, cogió los mandos del Club como Presidente a finales del verano de 2006 y Valcarce se convirtió en capitán del primer equipo. Un capitán ejemplar hasta su retirada en junio de 2008. Nueva etapa, nueva vida y un reto: el Ironman de Frankfurt 2010 Valcarce ejerce en la actualidad como delegado de la primera plantilla blanquiazul en el regreso a la máxima categoría del Málaga C. F., en el presente ejercicio 2008/09. Sin embargo, no es raro verle ejercitarse con muchos de sus ex compañeros desde el 'stage' de Benahavís. O en el Anexo, o en La Rosaleda, cualquier día. En solitario o participando como uno más. En pretemporada Antonio Tapia le colocaba en los partidillos de medio centro. Y cumplía de sobra. Su nuevo puesto en el Club, más dado a gestiones de "oficina" (organización de viajes, planificación de eventos, etc.), para un gran amante a la práctica deportiva como él requiere un esfuerzo distinto. El trabajo de "chaqueta y corbata" no tiene ninguna exigencia física y eso le resulta aún demasiado lejano a alguien que huele la hierba y sigue sintiéndose jugador de fútbol. Pero Vicente Valcarce es, ante todo, deportista. Y ve el deporte como un vehículo de buena salud y, a su vez, un reto para alcanzar metas personales que llenen esos huecos que toda persona necesita cubrir en su vida. Amante del ciclismo, la natación o el atletismo, esos tres deportes aunados en uno forman el conocido como Triatlón. España, con los campeones mundiales Iván Raña o José Gómez Noya, ha contado con excelentes competidores en esta disciplina en los últimos años. Pero dando un paso más allá, nos encontramos con el Ironman. Un triatlón, pero 'a lo bestia'. Valcarce no es el único ex jugador que ha emprendido la preparación de este reto, ya que el asturiano Luis Enrique (Sporting, Madrid, Barça y Selección Española), que ya ha corrido además algún maratón, también tiene este reto entre ceja y ceja. El Ironman consta de 3.800 metros de natación, 180 kilómetros de ciclismo y 42,2 kilómetros de pedestrismo (trote). La carrera tiene un tiempo límite de 17 horas, un tiempo promedio de 12 horas, y el tiempo récord actual es de 8:04:08 horas. Fue establecido en el más antiguo y prestigioso triatlón del mundo, el 'Hawai Ironman Triathlon', cuyo origen se remonta a 1978, cuando el astronauta John Collins propuso combinar tres competencias ya existentes para saber qué atletas eran mejores (nadadores, corredores o ciclistas). En 1996 Luc Van Lierde lo consiguió en tierras hawaianas. Al Campeonato Mundial sólo acuden los triatletas mejor preparados del mundo, quienes deben de entrenar duramente para esta prueba, cubriendo grandes distancias de natación, ciclismo y trote a la semana durante un mínimo de uno o dos años, tanto a nivel amateur como profesional, además de participar en una serie de pruebas clasificatorias para llegar a competir. Y en esas anda Valcarce. Desde hace un tiempo se prepara con un entrenador personal, José Zamorano, triatleta y 'ironman' fuengiroleño que sólo tiene palabras de elogio para 'Vicen': "Es un pedazo de profesional y como persona, aún más". El reto de Zamorano es, poco a poco, lograr que Vicente posea una capacidad de resistencia lo suficientemente importante como para afrontar un deporte tan extremo que exige al organismo llegar casi al límite de sus fuerzas. Valcarce es todo un 'maestro' en la carrera continua, está progresando en el deporte de Induráin y, sin ser Phelps, en natación también mejora a pasos agigantados. La autoexigencia, el compromiso y la seriedad con las que el canario se toma sus entrenamientos, propias de un profesional como la copa de un pino que siempre ha sido y es, son cualidades más que válidas para convertirse en todo un 'Iron Man'. "El objetivo es que 'Vicen' pueda competir en el Ironman de Frankfurt, en 2010. Vamos cubriendo etapas y me está sorprendiendo su gran nivel. Lo conseguirá", dice 'Quero', como llama Valcarce a su entrenador personal. A corto plazo, Vicente Valcarce se prepara concienzudamente para la media maratón de Málaga, un gran test en el que participará con Quero. Al no haber Liga de Primera División ese fin de semana (28/29 de marzo) al jugar España un compromiso internacional amistoso, sus ocupaciones como delegado en el Málaga le permitirán hacer un receso para probar su nivel como atleta. Eso sí, el estado de forma de Valcarce, a sus 34 años, es sencillamente espectacular. Ésa será la primera de las pruebas que quiere pasar el de Lanzarote para lograr su sueño: participar, y con buena nota, en el Ironman de Frankfurt (Alemania) que se celebrará en 2010. Un reto que, tratándose de Vicente Valcarce, a buen seguro que logrará como 'hombre de hierro' que siempre ha sido. Y es.

Volver

19/03/2009 08:24

Viaje en avión chárter del MCF

"Nadar, a pie o en bicicleta, pero correr por la vida hasta alcanzar tu sueño". Son palabras de Vicente Valcarce Cano (Arrecife -Lanzarote-, 1974) que, el actual delegado del primer equipo del Málaga Club de Fútbol y otrora jugador blanquiazul diez temporadas, expresa en su blog personal de Internet. Y es que Valcarce, retirado de la práctica profesional futbolística al final de la campaña 07/08, no sólo mantiene un sensacional estado de forma sino que se ha marcado un reto de altos vuelos: ser competitivo en un deporte tan poco mediático como duro y exigente: el 'Ironman'.