MCF / NOTICIAS

El Málaga mereció mucho más que un buen empate en Zaragoza (1-1)

Primera parte El inicio del choque lo marcó el nuevo sistema empleado por Muñiz, con tres centrales y dos carrileros abiertos, dos mediocentros y tres hombres en punta de ataque. El técnico asturiano buscó y logró una mejor salida de balón desde atrás sin perder un ápice de seguridad defensiva, si bien en el único remate a puerta del Zaragoza en el primer tiempo llegó el tempranero gol local. Pennant, el más activo de los de Marcelino, puso un balón medido desde la derecha que Lafita aprovechó anticipándose y batiendo a dos debutantes malaguistas: el central filial Iván y el meta Santamaría. La zaga blanquiazul reclamó falta del ex del Dépor sobre el torremolinense. A partir de ahí, alternancia en el juego entre ambos conjuntos y alguna acción esporádica a balón parado peligrosa. El protagonista, el 'torero' del Málaga. Alberto Luque estuvo a punto de convertir un gol olímpico de córner y tiró una falta cruzada desde la derecha que obligó a lucirse a López Vallejo. Al descanso, lo más justo hubiera sido un empate que acabaría llegando con posterioridad. Segunda parte Muñiz dejó en la caseta al lesionado Xavi Torres para dar entrada a Apoño, que cogió la manija del equipo en la zona ancha del magnífico césped de La Romareda. Y al minuto del inicio, polémica. Edinho es agarrado en el área chica por un zaguero local, cuando se disponía a rematar en boca de gol. El colegiado Delgado Ferreiro obvió un penalti diáfano. Pero el Málaga no se descompuso y buscó con ahínco el tanto del empate. Antes de la igualada definitiva hubieron varias ocasiones claras, en especial un golpe franco de Luque que salvó Vallejo unido, en el posterior rechace, a un nuevo paradón del inspirado meta zaragocista ante Edinho. Baha también gozó de una clamorosa oportunidad, mientras que el Zaragoza apenas respondió con un par de llegadas del goleador Lafita y otra de Ewerthon. El premio a la insistencia del Málaga llegó en una internada del omnipresente Luque por la derecha, que detuvo con las manos el argentino Ponzio. Penalti clarísimo. Apoño, con temple, transformó con rabia un gol más que merecido. El propio Apoño, Baha y Valdo tuvieron otras ocasiones para marcar, y aunque no llegó el 1-2 se oyeron leves pitos en el graderío que demostraron un hecho palpable. La insatisfacción del seguidor del Zaragoza ante un mejor Málaga, bien plantado en defensa y con llegada arriba. Por encima del 1-1 final, que da ventaja cara al choque de vuelta en La Rosaleda, la conclusión satisfactoria del encuentro es que el grupo que adiestra Juan Ramón Muñiz mostró un buen nivel de juego y trabajó para ganar el partido sin especular en ningún momento. El cambio de 'chip' de Liga a Copa, realmente positivo para el conjunto de Martiricos. Ficha Técnica: Zaragoza 1 - Málaga 1 Zaragoza - Marcelino: López Vallejo; Laguardia, Pablo Amo, Ayala (c), Paredes; Pennant, Ponzio, Gabi (Abel Aguilar 69'), Ánder Herrera (Jorge López 78'); Lafita; Ewerthon (Arizmendi 79'). Málaga - Muñiz: Santamaría; Iván (filial), Juanito, Weligton; Gámez (c), Xavi Torres (Apoño 46'), Benachour, Mtiliga; Obinna, Luque (Valdo 81') y Edinho (Baha 57'). Goles 1-0: Lafita (9'). 1-1: Apoño -pen.- (72'). Árbitro Delgado Ferreiro (comité vasco). Ha amonestado con tarjeta amarilla a los locales Paredes (13'), Ponzio (71') y Laguardia (90') y a los malaguistas Juanito (24'), Iván (36'), Benachour (80') y Apoño (89'). Incidencias Estadio La Romareda, alrededor de 8000 espectadores. Partido correspondiente a la ida de dieciseisavos de final de la Copa de S. M. El Rey. FOTO: Dpto. Comunicación Real Zaragoza

Volver

28/10/2009 19:25

El Málaga Club de Fútbol ha empatado frente al Real Zaragoza, en el Estadio La Romareda (1-1), en un encuentro correspondiente a la ida de dieciseisavos de final de la Copa de S. M. El Rey. El equipo de Marcelino se fue al descanso con ventaja gracias a un gol de Lafita (min. 9), que se anticipó al debutante filial Iván en el único tiro a puerta de los maños en el primer período. Alberto Luque, el más incisivo del cuadro malaguista, generó varias ocasiones para empatar el tanteador. La segunda mitad arrancó con un penalti no pitado, que pareció claro, sobre Edinho. Precisamente de pena máxima llegó la igualada malaguista -hubo mano de Ponzio en el área blanquilla-, cuando Apoño, que entró en el campo por el lesionado Xavi Torres, anotó con su habitual seguridad desde los once metros (min. 72). Algunos pitos de la hinchada zaragocista a los suyos debido a la superioridad visitante y las numerosas oportunidades de los hombres de Muñiz, que convirtieron al meta local López Vallejo en el mejor del encuentro, notas destacadas de una escuadra blanquiazul que demostró fútbol y llegada para haber vencido en tierras aragonesas, si bien el resultado es positivo cara al choque de vuelta en La Rosaleda.